Mirador-Solar

Descubre los pueblos más bonitos de Andorra

pueblos-bonitos-andorra

Andorra te espera para que descubras los encantos que van más allá del esquí y el shopping. Porque el Principado te ofrece excusas para una escapada romántica original, ya que los pueblos más bonitos de Andorra ofrecen la mezcla más justa entre lo rústico y los detalles más coquetos. 

Si te preguntas qué ver cerca de Andorra capital, no te pierdas estas recomendaciones de pueblos bonitos de Andorra, ideales para visitar en cualquier época del año, con sus correspondientes atractivos. Porque las ciudades de Andorra, como Andorra la Vella, tienen muchas sorpresas para ti, pero no deberías dejar fuera de tu agenda viajera estos pequeños lugares con encanto. 

 

Ordino, el poder de lo rústico

Entre los puntos fuertes de Ordino, sobresale su ambiente bucólico y rústico en el que destaca su característica arquitectura de piedra andorrana y las impresionantes vistas que rodean este pueblo medieval en la montaña. Su estilo pintoresco y su encanto rural atraen a muchos visitantes, quienes lo eligen como base para explorar Andorra. Y no es para menos, ya que aunque Ordino se sitúa en el norte del Principado, está bien conectado con Andorra la Vella y otros puntos de interés, como la estación de esquí Ordino-Arcalís

Dentro de Ordino, es imprescindible visitar la Iglesia de Sant Corneli y Sant Cebrià. Situada en la zona más antigua y emblemática del lugar, es un destacado ejemplo del románico de la Alta Edad Media, adornada con bellos retablos barrocos. Al salir de la iglesia, se puede disfrutar de un tranquilo paseo por el pueblo, explorando otros puntos de interés como la Casa de Areny-Plandolit, una clásica casa señorial andorrana, o el Museo Postal, que alberga una interesante colección de sellos de la región, ideal para los entusiastas de la filatelia.

 

Pal o el románico andorrano

Este pequeño y encantador pueblo es famoso por su estilo románico y su tranquilidad. La iglesia de Sant Climent de Pal es un excelente ejemplo de la arquitectura románica andorrana. Pal también ofrece un hermoso entorno natural y es ideal para los amantes del senderismo y la naturaleza.

 

Canillo, un pequeño gran pueblo

Canillo es uno de los pueblos más grandes de Andorra y es conocido por el Santuario de Meritxell, un lugar de peregrinación muy importante en el país, aunque también merece la pena la admirar iglesia de Sant Joan de Caselles, edificio románico de finales del siglo XI con un campanario de estilo lombardo.

Además, merece la pena visitar el Museo de la Moto de Canillo, con 150 modelos de las motocicletas más emblemáticas a lo largo de un siglo y medio de historia de estos vehículos de dos ruedas. ¡Ah! Y el espectacular puente tibetano de Canillo. Algo más de 600 metros de longitud suspendida para abrazar los Pirineos desde otro ángulo: ligero, liviano, sutilmente vertiginoso. 

Por otra parte, el pueblo ofrece vistas impresionantes de las montañas y tiene acceso a diversas actividades al aire libre, como el esquí en invierno y el senderismo en verano.

 

Encamp, para los amantes del motor

Este pueblo combina el encanto tradicional con modernas instalaciones turísticas. El Museo Nacional del Automóvil es uno de sus principales atractivos, y el Funicamp, un teleférico que lleva a los visitantes hasta las pistas de esquí de Grandvalira, es muy popular entre los esquiadores.

 

La Massana, para los amantes de la montaña

La Massana es un encantador pueblo que sirve como puerta de entrada al Parque Natural del Comapedrosa, que alberga el pico más alto de Andorra. Es un lugar ideal tanto para esquiar en invierno como para hacer senderismo y ciclismo de montaña en verano.

Y para ti, ¿cuál es el pueblo más bonito del Principado?

¡Vive Andorra!